Vania Masías: “Usamos la danza y el arte para generar transformación y desarrollo social”

Vania Masías, presidenta y fundadora de D1 Asociación Cultural, detalla que han aperturado clases dirigidas a niños, adolescentes y adultos para este verano, con la finalidad de no solo poner en práctica la danza, sino también de afianzar valores para ser buenos ciudadanos. Los programas inician el próximo 4 de enero del 2022 mediante las modalidades virtual y presencial, con todas las medidas de bioseguridad, hasta fines de febrero.

POR RENZO ROJAS

rrojas@linkempresarial.pe

¿Qué novedades tienen para este verano desde la Asociación D1 que lideras?

Contamos con la campaña Desbloquea Tus Pasos que es una de verano que organizamos desde la Escuela D1. Venimos con todo porque vamos a abrir la sede de Miraflores después de haber cerrado tres sedes. También está la de Chorrillos que se encuentra actualmente abierta y estamos aperturando Miraflores a partir del 4 de enero del 2022, día en que inician las clases. Asimismo, el público ha venido participando de las clases regulares, que van desde los tres años hasta cualquier edad. Tengo alumnos de hasta 70 años, la edad no es un límite. En ese sentido, contamos con programas muy interesantes para niños, adolescentes y adultos. 

¿Cómo vienen segmentando los programas con los distintos grupos, teniendo en cuenta este verano?

Para niños de 4 a 12 años tenemos el summer camp. Para adolescentes el Programa Training on point (TOP), el cual tiene ese nombre porque es la gran novedad de este año. Es para un grupo de adolescentes de 13 a 17 años y lo que vamos a buscar es un entrenamiento intensivo. Asistirán de lunes a viernes desde las 9 de la mañana hasta la una de la tarde. El horario para los más pequeños será los martes, miércoles y jueves a esa misma hora. 

Más allá de un curso que se vincula con el movimiento corporal, ¿qué oportunidades existen en relación a lo social, por ejemplo?

Incluye todo un proceso en donde, desde D1, hemos especializado y validado nuestra metodología con el abordaje de habilidades socioemocionales a través del uso de la danza y el arte. Contamos con el programa RevelArte en las escuelas públicas, con el cual hemos tenido buenos resultados, por lo que ese know-how lo estamos trasladando para los programas de la Escuela D1. El objetivo es que niños, jóvenes y adultos se ‘desbloqueen’ de ese sedentarismo, de ese ‘bloqueo’ que muchas veces tienen por falta de confianza en ellos mismos y de no creer que son capaces. 

La idea es ‘desbloqueate’, levántate, muévete y ven a la Escuela D1 porque acá vamos a generar esa confianza suficiente, para si en caso desees hacer un video de Tik Tok o lo que fuera, sientas el poder en tí de desarrollarlo. Se trata de generar autoconfianza, autoestima en niños, adolescentes y adultos. De eso va un poco la campaña, la cual también va acompañada de unas tarjetas de regalo (gift cards) para clases de baile.

¿Con qué otras opciones cuentan en su bagaje de programas?

Hemos lanzado también la línea de bienestar que se denomina Yo Danza, curso que empiezo a dictar en pandemia vía virtual. Personalmente había dejado de dictar clases por muchos años porque dirigía más. Yo Danza es un curso que inventé y que relaciona los puntos de energía del cuerpo humano con la danza en cada sesión. También estamos con Danceworkout  este verano.

Además, contamos como siempre con toda la parte de clases regulares para adultos y niños en caso quieran integrar opciones aparte de los programas de verano. Nuestra temática va por ahí, obviamente siendo conscientes de que D1 es una asociación sin fines de lucro y que todo lo ingresos de la escuela van a nuestros programas. A pesar de la pandemia del Covid-19, nunca hemos parado en realidad. 

Aún es esencial cuidarse en el contexto de pandemia. ¿Cómo van a contemplar estas medidas?

Es importante contar con todas las medidas de bioseguridad. He estado viajando a Nueva York dado que establecimos alianzas con escuelas del extranjero. Ahí he observado cómo han estado manejando el aspecto de bioseguridad. Por ello vamos a estar solicitando el carnet de vacunación y aplicaremos todas las medidas al respecto. Por ejemplo, el espacio en la sede de Miraflores, ubicado en la calle Alcanfores 140, está compuesto por cuatro salones muy amplios. Somos muy detallistas con el tema de ventilación, recirculación del aire. Tenemos mucho cuidado con todo lo que involucra la bioseguridad. 

En esa línea, ¿por cuáles vías organizarán los cursos?

Hay dos modalidades: virtual y presencial. Es por ello que estamos con la nueva sede de Miraflores y, por supuesto, la de Chorrillos. Las clases pueden ser presenciales pero también  vía Zoom. Al final, sea presencial como virtual, van a poder acceder al contenido trabajado mediante nuestra página web (d1gital.pe). Aquí estarán todos los cursos, la información sobre la campaña y lo que venimos haciendo.

Mencionaste temas relevantes como el hecho de generar confianza en uno mismo. ¿Qué importante es esto en la actualidad?

Siempre iniciamos con autoestima. En mi consideración, si esta no nace de uno mismo será difícil socializar. Las personas que más daño hacen en la sociedad son aquellas que no se quieren a sí mismas. Eso está demostrado y es la razón por la que trabajamos primero en la autoestima. Asimismo, figura el trabajo en equipo y todo lo que es resiliencia: cómo me recupero, cómo considerar circunstancias de equivocación dentro de un aprendizaje y no desanimarme. 

En el caso de RevelArte abordamos autoestima, empatía, competencia social y control de impulsos. En la Escuela D1 estamos más abocados a la competencia social, trabajo en equipo, conciencia del otro y empatía, pero partiendo de lo importante que es la autoestima. Eso genera valores que son los que necesitamos en el país porque, por ejemplo, la empatía genera respeto, la autoestima amor propio: ese cuidado personal va a forjar una autoestima que luego deriva en empatía. 

Justamente esa empatía que tanto necesitamos los peruanos ahora…

Cuando uno se quiere empieza a mirar distinto a los demás. Ese es el objetivo: ser ciudadanos con esos valores que tanto necesitamos y eso es, también, lo que venimos haciendo desde hace 16 años en D1. Esa es la ‘chamba’. Como siempre digo: no formamos bailarines, usamos la danza y el arte, trabajo en el que nos hemos vuelto especialistas, para la transformación y el desarrollo social. Todo este know-how que traemos desde lo social, lo estamos volcando a los talleres de la escuela para que más personas puedan sumarse.