Un año con pocos avances en marco regulatorio que no permite más competencia en sector energético

En marzo del 2023 se debería convocar a las licitaciones de las distribuidoras que atienden la demanda de los usuarios regulados y todavía no se tiene el marco, mencionó Brendan Oviedo, presidente de la SPR.

Durante este año no se han emitido normas ni actualizaciones al marco regulatorio para el sector energético, y estamos a la espera que termine el proceso para que se promulgue el Proyecto de Ley “Ley que Modifica la Ley N° 28832 para asegurar el desarrollo eficiente de la generación eléctrica”, dijo el presidente de la Asociación Peruana de Energías Renovables – SPR, Brendan Oviedo.

Al respecto, señaló que luego que las diversas entidades relacionadas al sector eléctrico entregaron en agosto pasado sus aportes y comentarios a esta propuesta, están a la espera que ésta se promulgue pronto. Hay un sentido de urgencia de avanzar rápidamente con los cambios propuestos en dicha legislación, y así beneficiar a los peruanos a través de menores costos de energía, mayor inversión, más empleo y, mínimos impactos ambientales.

El ejecutivo indicó que en marzo del próximo año se debería convocar las licitaciones de las distribuidoras que atienden la demanda de los usuarios regulados y todavía no se tiene el marco normativo para posibilitar que las centrales renovables no convencionales, en particular las solares, puedan participar y competir eficientemente con las tecnologías convencionales, como las centrales hidroeléctricas o termoeléctricas.

De otro lado, el ejecutivo destacó que para promover la diversificación de la matriz energética es fundamental facilitar el establecimiento de contratos de suministro de energía eléctrica respaldados por centrales renovables de largo plazo, que permitirá dar estabilidad a los flujos de los proyectos y viabilizar las inversiones requeridas.

Además, Oviedo mencionó que está pendiente de emitirse el reglamento de Generación Distribuida (GD) que podría permitir que los usuarios no solo puedan generar electricidad localmente en sus predios si no que podrían inyectar energía en la red de distribución. La GD complementa a la generación convencional, y aportaría al país con sistemas eléctricos más resilientes y confiables, una mejor calidad del servicio a los usuarios finales y mayor acceso de electricidad, mayor inversión en energías limpias y nuevos empleos, y reducción de costos de energía.

En general, una actualización del marco regulatorio permitiría avanzar con un cambio en la matriz energética del Perú que actualmente se basa principalmente en dos recursos energéticos que operan actualmente, hidroeléctrica y gas natural. ‘’Tenemos que impulsar la diversificación y descentralización de nuestra matriz energética con energías renovables para garantizar la seguridad energética del país”, advirtió el directivo.

Al respecto, Ignacio Romero, Coordinador de Proyecto y especialista Senior de Recursos Energéticos Distribuidos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), mencionó que el reciente informe realizado por la organización que representa analizó si el gas natural representa una buena inversión para el sector eléctrico en América Latina y El Caribe. Explicó que la conclusión fue que el gas natural no es una alternativa barata ni de bajas emisiones. En cambio, la expansión de las energías renovables podría traer la recuperación económica que la región necesita en medio de la pandemia del Covid19, ahorrando US$ 1 250 millones y creando tres millones de empleos al 2050.

Romero mencionó que el informe compara tres escenarios posibles para responder a la pregunta de si el gas natural es o no una buena inversión para la generación de electricidad en ALC. Al hacerlo presenta evidencia que demuestra que, si la transición energética está liderada por energías renovables no convencionales, el ahorro económico para la región sería tres veces mayor para 2050 que hacerlo a través del desarrollo del gas natural.

Además, al comparar los escenarios de energías renovables frente al gas natural, la cantidad de empleos generados por el despliegue de las energías renovables es 98 veces mayor en el corto plazo y 82 veces mayor para 2050.

Por su parte, Rosendo Ramírez, consultor de Neglisac y miembro honorario de la SPR, comentó que en las últimas semanas se ha registrado un incremento de los costos de operación de la generación de electricidad debido a que las bajas lluvias de los últimos meses evitaron que funcionaran las centrales hidroeléctricas. Ante ello, COES decidió que se usara las centrales termoeléctricas a gas natural e incluso se convocó el despacho de centrales a carbón y diésel. El bajo caudal de los ríos ha mostrado que nuestro mercado mayorista de electricidad requiere el uso de casi todas las termoeléctricas a gas natural y eventualmente, del despacho de centrales a carbón y diésel, explicó el consultor. “Estas situaciones serán recurrentes, no obstante, por lo menos ahora, no representa una crisis de electricidad”.