Día del Coworking: 5 razones para mantener el modelo híbrido  

Alejarse del modelo de trabajo tradicional tiene beneficios para los trabajadores y para la empresa. El modelo híbrido es una alternativa para obtener lo mejor del coworking. 

Ahora que las empresas ya han implementado medidas de seguridad frente a la pandemia hay un gran interés por volver a las oficinas, pero conservando los beneficios que tenía el home office. El sistema de trabajo, coworking, es un modelo interesante que ha despertado el interés de los empresarios por sus resultados y han conseguido adaptarlo a un modelo híbrido. 

“Según un estudio de Harvard Business Review, las personas que hacen coworking desarrollan actitudes de trabajo más significativas, mayor control y un sentimiento de comunidad sin precedentes. Resulta interesante que las empresas busquemos replicar este modelo de trabajo, ya que el coworking es una modalidad que reúne a profesionales de distintos ámbitos y empresas en un mismo lugar. Entonces ¿cómo se logra? A través de otra modalidad: la híbrida, que mezcla lo mejor de la presencialidad y el trabajo remoto”, comenta Carlos Ruiz, gerente de Gestión, Desarrollo Humano y Administración de Pacífico Seguros, quien explica cuáles son los beneficios del coworking y el modelo híbrido: 

Flexibilidad y autonomía. Uno de los grandes beneficios del coworking y del trabajo remoto es que cada profesional puede manejar sus horarios y esto desemboca en la autogestión responsable. Las empresas pueden conservar estos beneficios con el modelo híbrido al permitir que sus colaboradores acudan ciertos días a la oficina y los demás puedan trabajar desde sus casas, incluso escogiendo los días de asistencia en presencial, previa coordinación con su equipo. 

Equilibrio personal – laboral. De la mano del manejo de sus propios tiempos, está que el modelo híbrido y el coworking permite conciliar la vida dentro y fuera del trabajo. Las empresas pueden lograr que sus trabajadores se sientan libres de atender sus temas personales y familiares a través de beneficios y demostrándoles su confianza en su autonomía. 

Mayor relacionamiento. También gracias al modelo híbrido se puede conservar la oportunidad que te da el trabajo remoto de que sea más accesible relacionarte con miembros de tu misma empresa, sin tener que pertenecer a la misma área, gracias a los correos o reuniones virtuales. Las empresas pueden generarlo al permitir que sus trabajadores reserven oficinas donde poder juntarse con su mismo equipo o con otros colaboradores; similar a la característica del coworking. 

Reducción de costos.Al no tener que asistir de manera diaria a la oficina, los trabajadores pueden reducir su presupuesto en trasporte y comida. Y las empresas pueden reducir los costos de servicios e invertir en tecnología, por ejemplo, para proporcionarle a sus colaboradores los equipos necesarios para trabajar desde su casa. 

Resistente a las adversidades. Lo mejor de implementar un modelo de trabajo es preparar al equipo a no depender de las instalaciones, ya que si sucede un hecho inesperado que impida seguir trabajando presencialmente (más allá de la pandemia, un incendio o terremoto, por ejemplo), los colaboradores podrán mantener su productividad y no alterar el rendimiento del negocio, ya que pueden adecuarse a cualquier modelo de trabajo.  

“El modelo híbrido de Pacífico, Full Flex, se ha implementado a partir de las necesidades y preferencias de sus colaboradores, permitiéndoles trabajar de manera remota, pero también pueden reservar un espacio de trabajo, individual o grupal, en las oficinas cuando lo crean conveniente. Al abandonar el modelo tradicional, las empresas generamos una mejor experiencia para los colaboradores, incentivando el equilibrio personal – laboral, que a la larga es favorecedor para la empresa en sí, fidelizando al equipo e incluso haciéndola más atractiva frente al talento”, finaliza Ruiz.