Cómo empezar y administrar un »fondo de emergencia», por qué y cuándo es importante contar con uno

●     A su vez, el fondo de emergencia puede convertirse en una inversión para que el dinero crezca en un tipo de inversión adecuado a cada ingreso mensual.

Escenarios como la llegada de una pandemia, hicieron notar que las emergencias financieras se presentan para todos en el momento menos esperado. Estas situaciones pueden ampliar su rango de »golpe al bolsillo» con accidentes o atenciones médicas, reparaciones vehiculares o de la casa, compra de equipos electrónicos, entre otros. Contar con un fondo de emergencia es una forma de prevenir, protegerse y ser la primera fuente de ayuda, empezar es fácil y, con el tiempo, este dinero ahorrado puede crecer solo al entrar a un instrumento de inversión.

¿Por qué contar con un fondo de emergencia?

El no contar con un fondo de emergencia puede generar un problema financiero mayor como recurrir a préstamos y generar deudas con intereses que no puedan ser pagadas en mucho tiempo o en el peor de los casos, usar fondos de retiro y perder ganancias. »El primer paso es calcular cuánto del dinero que percibimos mensualmente puede ser destinado para ahorro y decidir que ese será el monto que se destine cada mes», explica Gonzalo García Arboccó, Director Comercial de MFX Prime.

¿Cuánto dinero debo ahorrar cada mes?

Una vez sumados los ingresos mensuales fijos, se debe calcular destinar para ahorro usando la regla «50/30/20»: 50% para necesidades básicas, 30% para gastos personales y 20% para ahorro. También ayudará saber cuánto dinero quiere ahorrar al cierre de año para lograr alcanzar sus metas. Revisar su estado de cuenta con regularidad le ayudará a saber que va por el camino correcto.

¿Dónde puedo ahorrar mi dinero y cómo hacerlo crecer?

Sin duda contar con entidades financieras seguras harán posible lograr la prevención a la que se apunta con un fondo de emergencia. Existe la posibilidad también de hacer que el dinero crezca solo y genere mayor rentabilidad si es invertido en productos que se adecuen a la realidad de las finanzas personales y a la metas. En el broker, por ejemplo, tenemos un producto que se adecúa al perfil de cada inversionista.

Las reglas claras:

Se debe tener claro que este dinero es para un plan de contingencia, y que tomar pequeñas partes del ahorro para gastos eventuales puede afectar su propósito. »El camino puede ser complejo si no se cuenta con el hábito de ahorro, pero revisando el crecimiento y las ganancias que genera, motivará a seguir aplicando esta buena práctica.», concluye García Arboccó, de MFX Prime.